Con una Santa Misa y un Festival Cultural se inauguró en Lima las celebraciones con motivo de la “Semana Nacional del Migrante y su Familia”, que se celebra del 1 al 7 de junio.

Mañana domingo 3 de junio, se celebrará la Santa Misa, y será presidida por el Obispo del Callao, Monseñor José Luis del Palacio, en la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Avenida Perú cuadra 42 cruce con Avenida Quilca), en el Callao, a las 10 de la mañana.

Luego de la Santa Misa, se llevará a cabo un Festival cultural, donde grandes y chicos podrán disfrutar de diversas comidas nacionales e internacionales, así como danzas de diversas expresiones culturales.

Esta celebración es animada por la Pastoral de la Movilidad Humana de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Peruana, con el propósito de generar espacios de reflexión sobre el tema migratorio en todas las comunidades del país.

MENSAJE

Con motivo de celebrarse la Semana Nacional del Migrante y su Familia, la Comisión Episcopal para la Pastoral Social han emitido un Mensaje para todos los migrantes y sus familias. El Mensaje está firmado por Monseñor Héctor Vera Colona, Obispo de Ica y Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Peruana, y por Monseñor Daniel Turley Murphy, OSA., Obispo de Chulucanas y Responsable de la Pastoral de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social.

En este mensaje, ambos Obispos recuerdan que el Papa Benedicto XVI, en su Mensaje para la 98ª Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado 2012, ha propuesto como tema: “Migraciones y Nueva Evangelización”. “En momentos en que la Iglesia se prepara para la próxima Asamblea General del Sínodo de los Obispos, en octubre, sobre la Nueva Evangelización, el Santo Padre recuerda en su Mensaje que “el momento actual llama a la Iglesia a emprender una nueva evangelización también en el vasto y complejo fenómeno de la movilidad humana, intensificando la acción misionera”… El actual fenómeno migratorio es también una oportunidad providencial para el anuncio del Evangelio en el mundo contemporáneo”, dijeron.

Es por ello, dicen, que las palabras del Santo Padre orientan para promover acciones concretas con relación a los migrantes. “En nuestro país ya son más de tres millones de peruanos y peruanas que han tenido que dejar sus hogares en busca de mejores condiciones de vida para sus familias”. Asimismo, el aumento de la migración interna, la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes, la realidad de los extranjeros en las cárceles, la atención pastoral en los puertos, etc., todos son realidades que nos interpelan y frente a las cuales la Iglesia “debe sentirse como Iglesia sin fronteras, Iglesia familiar, atenta al fenómeno de la movilidad humana”.

Finalmente, animan a todos los compatriotas que se encuentran en la migración, “a conservar su fe católica” y les encomendamos bajo la protección del Señor de los Milagros, Patrono de los emigrantes peruanos. “Queridos migrantes, sus hermanos, los Obispos del Perú les recuerdan con cariño y se unen a ustedes en su caminar, a través de la oración diaria”, concluyen.