http://chulucanasnoticias.com/wp-content/uploads/2015/03/canova.jpg

Con información de Diario La República

canovaEl economista Humberto Correa analizó, en el último seminario sobre inversión promovido por ProGobernabilidad, los grandes proyectos de inversión del Estado en las regiones del norte.

¿Cuál es su apreciación de los grandes proyectos de desarrollo de la región?

Si analizamos los grandes proyectos de desarrollo que se tienen en el espacio de la región norte como la oriental, a fin de realizar un proceso de desarrollo regional más integral en todo este espacio, no hay mucha novedad, es parte de lo mismo. Es una llamada de  atención a lo poco que hemos avanzado en casi 15 años por esta situación que tenemos de la escasa calidad de la gestión pública, de las inestabilidades políticas y de la poca comprensión de que tenemos una herramienta importante que es la planificación estratégica, de las que no estamos haciendo uso.

¿Cuáles son los proyectos más perjudicados?

El Alto Piura, Puyango-Tumbes, Chinecas… Pero hemos visto recién la concreción de la Tercera Etapa de Chavimochic. Vemos a Olmos desde los piuranos con una sana envidia, pero que necesitamos que eso sea una costumbre más común en nuestras regiones.

El Alto Piura es un proyecto que nació sin expedientes.

Hay varios elementos que allá se han considerado. Es una pena que acá se hayan perdido cuatro años y que no se hayan podido concretar, como hemos visto el tema de Chiclayo, que se está planteando la creación de ciudades en torno para ordenar el crecimiento urbano; sin embargo, eso está planteado en el Alto Piura con dos ciudades de ese tipo pero poco se ha hecho en el avance de la planificación, es una pena y una sana envidia a lo que hay y lo que debería hacerse es acortase los tiempos para adelante.

También está el Proyecto de Modernización de la Refinería de Talara. ¿Es una contradicción con la escasez de agua en esa provincia?

La provincia Talara ha tenido los mayores recursos por canon estimados en más de 200 mil millones de dólares desde que se da el canon, de los cuales más del 25% ha sido destinado a Talara; sin embargo, esta provincia no ha tenido entre sus prioridades, precisamente por falta de planteamiento estratégico, que uno de sus aspectos críticos y vitales para su desarrollo es justamente el agua.

Al gobernador regional Reynado Hilbck se le ha criticado por anunciar once megaproyectos. ¿Debe priorizar dos o tres?

Eso no es cierto. Mi enfoque aborda un tema de complementariedades, y de ganarle tiempo al tiempo y de responder desde la política regional y la acción regional a las situaciones de coyuntura dura que tenemos a nivel nacional por el desaceleramiento de las inversiones privadas que disminuyen el ritmo de crecimiento cuando podría realizarse una política anticíclica en ese sentido desde las regiones, siempre y cuando estemos encadenados en una sola visión, en un solo esquema de planeamiento estratégico a nivel nacional y regional.

¿Existen capacidades técnicas en las regiones para desarrollar estos proyectos?

No hay todas las que queremos, como sí hay en Lambayeque y La Libertad, donde se han desarrollado algunas capacidades que bien podríamos ir combinando. Son muy pocos los profesionales capacitados en este tema de grandes proyectos, por lo que tenemos que conversar y reunirnos más e ir trabajando juntos para ir aprendiendo. El Perú no se pude dar el lujo de contratar o tener a todos los especialistas,  no sería posible, nos hemos rezagado mucho en ese nivel.

¿La corrupción y la burocracia juegan en contra?

Los funcionarios hoy en día está paralizados. Nadie se atreve ahora a ponerle una firma a un papel para viabilizar un proyecto porque más tarde lo van a investigar o va a ser el responsable. Lo que tenemos que aprender de La Libertad y de Lambayeque es que ellos han hecho tema común en función de sus proyectos y sus objetivos de desarrollo, y no les ha importado este tema de colocar la firma para sacar adelante el proyecto, mientras que acá todo el mundo anda cuidándose de poner la firma en el proyecto, pues puede plantearse alguna observación en cualquier momento.